Principales dificultades para las empresas al solicitar préstamos

En sus planes contaba con un préstamo para su empresa, con el que pensaba que iba a crecer su negocio o por lo menos a impulsarlo, pero el banco no lo ha dado. Bueno no se desanime no esta solo.

En los dos últimos años los bancos han estado restringiendo aún mas los préstamos a empresas. El Wall Street Journal indica que se puede deber a “la débil demanda, las normas de préstamo más estrictas y los altos costos” Esto tras la crisis económica de 2008.

Pero quién dijo que ser rechazado a la hora de pedir un préstamo es divertido y aún más cuando se trata de algo tan importante como una empresa. Es por eso es que usted tiene que saber porque ha sido rechazado y así asegurarse que no vuelva a suceder. En ocasiones los bancos pueden llegar a compartir esta información, pero si no es así, puede identificar si es una de las siguientes razones:

  1. El historial crediticio

El historial de crédito es uno de los primeros, sino el primer requisito que un banco o un prestamista va a revisar cuando usted realice una solicitud de préstamo. Un buen puntaje revela que usted sabe cómo gestionar sus finanzas personales o las de sus negocios, evitando la quiebra y realizando todos sus pagos.

Una mala puntuación puede hacer que la entidad financiera se abstenga de prestar dinero ya que para ellos esto demuestra que no cumple con sus obligaciones financieras. Esta es la principal razón por la que le puedan rechazar su solicitud de préstamo.

Una buena noticia es que esta condición se puede reparar. ¿Cómo? Fácil, comience por pagar todas sus facturas a tiempo, tenga sus balances de cartera bajo control y tratando de conciliar cualquier deuda que aparezca en sus informes crediticios.

  1. Flujo de caja muy débil

“Los bancos están muy preocupados por las empresas, necesitan tener suficiente flujo de efectivo para hacer los pagos mensuales del préstamo, además de poder pagar su nómina, inventario y otros gastos”, dice Warren Lee, de ThelendingMag Media Group. “Desafortunadamente, muchas empresas luchan por mantener capital en sus cuentas bancarias, incluso cuando están son muy rentables, estos es común ya que a menudo se tienen que pagar a proveedores mucho antes que sus productos o servicios comiencen a dar ganancias”.

Por eso hay que crear un presupuesto que se ajuste a las necesidades de su empresa, de esta forma sabe la cantidad de dinero que entra y sale a través de las operaciones comerciales. Si usted nota que hay un flujo de caja débil, entonces usted necesita reducir los gastos y encontrar la manera de tener algo de capital extra para que los prestamistas no rechacen su solicitud.

  1. Antigüedad del negocio y garantía limitada

Para lo nuevos propietarios de una empresa, la obtención de un préstamo se convierte en la mejor forma de poner en marcha su negocio o por lo menos de mantenerlo en su primer año. Amy Blatterfein afirma en un articulo para Ventury Capital “Existen prestamos para todas las ocasiones, pero este tipo de prestamos es muy difícil obtenerlo en su banco, si lo esta buscando, tiene que estar en el negocio durante al menos dos años”

Es más, usted puede tener problemas para solicitarlo si no demuestra que su empresa ha estado en funcionamiento al menos por tres años. El ¿Por qué?,  usted necesita demostrar declaraciones de impuestos con ganancias netas. Además, las empresas a menudo no tienen garantía para soportar las deudas.

Es muy probable que utilice otras fuentes de financiación, tales como prestamistas peer to peer, crowfunding o comerciantes en línea. En cuanto a la garantía usted puede utilizar bienes inmuebles como una casa o un vehículo.

  1. La falta de planeación

“Muchas empresas simplemente no saben el proceso de solicitud y creen que pueden entrar en un banco, llenar una solicitud y obtener una aprobación para un préstamo” dice Mark Palmer, director de BTIG.

Antes de solicitar un préstamo, tenga un plan de negocio consolidado con estados financieros o proyecciones, informes de créditos, declaraciones y estados de cuenta bancarios. Incluya todos los documentos legales que necesitan para que el negocio funcione correctamente.